El pastor Marcos Yaroide se defiende de acusación por “robo” que le hace hermano

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this pageEmail this to someone

El pastor y cantante Marcos Yaroide se defendió de las acusaciones que le hiciera su propio hermano Leonardo Dionisio Rambalde, quien reveló según han publicado algunos medios de comunicación , que se ha “robado” las ganancias que reciben de su fenecido padre, Guandulito, como autor de varios temas.

Ante tal acusación, Yaroide publicó en sus redes sociales un certificado emitido por la Sociedad General de Autores, Compositores y Editores Dominicanos de Música (SGACEDOM), que avala que es miembro desde el 2016, por tanto explica que solo se ha lucrado de lo que le pertenece como artista y compositor de sus temas.

COMUNICADO INTEGRO:

Bendiciones a todos.- Debido a la información que circula en algunos medios de comunicación con relación a la declaración de mi hermano Leonardo Dionicio Rambaldez quien me acusa públicamente de yo haber tomado los derechos de autor y por ende la herencia recaudada en @sgacedom de composiciones correspondientes a mi padre Dionicio Mejía (Guandulito) para lucrarme y no haberlos compartido con los demás hermanos y familiares; me vi en la obligación de proceder legalmente y a la vez darles una explicación a todos ustedes y así abolir esta vergonzosa acusación.

Esta carta que les muestro proviene de @sgacedom quienes declaran y certifican que pertenezco a la institución desde el 2016 y de lo único que me he lucrado es de las composiciones de mi propia autoría.- Jamás tomaría algo que no me corresponda. He luchado por mantener una conducta y testimonio intachable de principios y valores cristianos ante mi familia y la sociedad.
Hemos procedido legalmente, puesto que mi hermano asegura que yo he estado huyendo (cuando hasta la prensa me contactó) y me he tomado atribuciones de los pagos que corresponden a la familia, en otras palabras, me acusan de robo.

Por varias ocasiones les sugerí que acudieran de manera personal a la oficina de autor para solicitar información. Algo que nunca hicieron y continuaba amenazándome con hacer acusaciones públicas hasta que acudió a la vía más vil…calumniar ante la prensa sin pruebas.

Que pena que sin evidencias, solo por creer a una suposición infernal, quieran destruir mi carrera y reputación, cuando él, mi familia (y muchos más) saben que mientras él estuvo 10 años como recluso en la carcel de Najayo, me hice cargo de su esposa y tres hijos.

Me pagó con esta calumnia en contra de lo que tanto sudor y sacrificio me ha costado para levantar la palabra de Dios en alto y mantener la reputación íntegra para mis hijos y miles de almas que pertenecen a mi congregación y siguen mi ministerio , la cual no permitiré que se tire por el suelo debido a una mentira.- Una vez más les digo a la familia Rambaldez como siempre les he dicho: “nunca me ha interesado un peso que yo no trabaje. Ahí está su herencia, ¡reclámenla!”.