Develan estatua de Jack Veneno, él participó en su realización

SANTO DOMINGO.- Fue develada la mañana de este viernes la estatua que rinde honor al luchador dominicano Rafael Antonio Sánchez, conocido como Jack Veneno.

Durante un emotivo acto al cual estuvo presente Jack Veneno; el alcalde del Distrito Nacional, David Collado; así como autoridades del Ministerio de Cultura, La Comisión Permanente de Efemérides Patrias (CPEP) y La Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE).

“Por este noble gesto que recibo humildemente y que dedico a todo ese pueblo que no solamente me apoyó y me llevaron a sus casas a través de la televisión y viniendo a este parque cada domingo, sino, que me sigue apoyando y dando cariño a través de mis redes sociales. Mi mamá Doña Tatica en el cielo está mirando que a su hijo lo están reconociendo en vida, estamos vivos aquí para celebrarlo”, expresó Jack Veneno.

La estatua que se encuentra en el Parque María Eugenio de Hostos de la avenida George Washington, fue realizada por Juan Gilberto Núñez de la Fundación Luces y Sombras, y reveló a esta revista que
Rafael Antonio participó en el proceso de la realización de la misma, siendo incluso quien escogió la imagen inspirada en la marca de Forty Malt que deseaba para ser plasmada en la estatua.

Motivado por el actor Kenny Grullón, trabajó durante un año en la realización de la estatua de “El campeón de la bolita del mundo”, quien fue seis veces campeón Mundial Semicompleto de la desaparecida empresa “Dominicana de Espectáculos”.

Junto a Relámpago Hernández, su rival, llevaron a la Lucha Libre en el país a niveles nunca jamás alcanzados, convirtiendo a la República Dominicana en una plaza importante a nivel mundial en materia de este deporte.

Rafael Antonio Sánchez, nacido el 2 de febrero de 1942, se inició en el deporte de la lucha libre en el año 1969, logrando despertar la admiración de una gran fanaticada que vio en él, a una especie de superhéroe sin capa, que se desplazaba con agilidad en el cuadrilátero y saltaba por los aires, siempre promoviendo el buen accionar y el rechazo a las acciones incorrectas.